logo


CURU WILDLIFE REFUGE

Famous Curú Wildlife Refuge, with a unique beauty has a great variety of wild life, and offers an ideal place to see and enjoy nature in secure and peaceful surroundings. With as little as 84 hectares, the Curú Wildlife Refuge is one of the smallest sanctuaries in Costa Rica. Despite its small size it boasts a rich and diverse wildlife as it encompasses five ecological habitats which range from tropical dry and moist forest to mangrove swamps and marine habitats. The protected forest of Curú forms part of the Biological Corridor of the Nicoya Peninsula.

In this area live more than 232 bird species, 78 mammalian, 87 reptiles, 25 anphibius and 500 types of plants. It is considered as one of the best place in Costa Rica to observe wild life. Of vital importance to the marine ecosystem is the fascinating habitat of the mangroves swamps. An immense number of small organisms living in the nutrient-rich mud of these swamps build the basis for the marine food chain. Here are the breeding grounds of many Pacific fish, and crowds of water birds feed and nest in the thickets. All five of Costa Rica’s mangrove species are represented in Curú.

Courtesy by Costa rica Wildlife Refuge.

REFUGIO DE VIDA SILVESTRE CURU

El Refugio de Vida Silvestre Curú alberga una gran variedad de vida silvestre y ofrece la oportunidad de disfrutar de la naturaleza en un entorno tranquilo y seguro. Con una extensión de sólo 84 hectáreas, es uno de los santuarios biológicos más pequeños de Costa Rica, pero a pesar de su reducido tamaño, refugia a una gran diversidad de vida silvestre en cinco hábitats ecológicos distintos: desde la selva tropical seca y húmeda, hasta el hábitat de los manglares y hábitat marino. El área protegida de Curú forma parte del Corredor Biológico de la Península de Nicoya.

En esta zona habitan más de doscientas treinta y dos especies de pájaros, setenta y ocho especies de mamíferos, ochenta y siete especies de reptiles, veinticinco especies de anfibios y quinientos tipos de plantas. El Refugio de Vida Silvestre Curú es considerado como uno de los mejores lugares de Costa Rica para observar la vida silvestre.

Para recorrer el refugio existen varios senderos con distintos niveles de dificultad. Uno de los mejores para apreciar mamíferos pequeños y aves es el Sendero Finca de los Monos. Otros senderos que vale la pena recorrer son el de la Laguna, el Quesera y el camino que lleva a la entrada principal. En el refugio conviven doscientas treinta y dos especies de aves, entre ellas, pájaros bandera, amazonas de frente blanca, halcones, carpinteros y garzas. Asimismo, se encuentran algunas especies raras de mamíferos, tales como, ocelotes, pumas, leopardos, saínos de collar, coyotes y osos hormigueros. Incluso parece que la reintroducción de algunas especies, tales como el mono araña y la guacamaya roja ha sido satisfactoria. Las tortugas carey y las tortugas golfinas ponen sus huevos en las playas del refugio.

En el refugio conviven doscientas treinta y dos especies de aves, entre ellas, pájaros bandera, amazonas de frente blanca, halcones, carpinteros y garzas. Asimismo, se encuentran algunas especies raras de mamíferos, tales como, ocelotes, pumas, leopardos, saínos de collar, coyotes y osos hormigueros. Incluso parece que la reintroducción de algunas especies, tales como el mono araña y la guacamaya roja ha sido satisfactoria. Las tortugas carey y las tortugas golfinas ponen sus huevos en las playas del refugio.

El hábitat de los manglares es de importancia vital para el ecosistema marítimo. Muchos de los organismos que viven en el fango nutritivo de los manglares constituyen la base de la cadena alimentaria marina. Los manglares conforman zonas de apareamiento y cría de muchas especies de peces del Pacífico, y montones de aves de agua se alimentan y construyen sus nidos en ellos. Las cinco especies de manglares de Costa Rica se encuentran presentes en el refugio de Curú.

Cortesía de Refugios de Vida Silvestre Costa Rica.


Leave a Reply

*

captcha *